El primero de nosotros

El primero de nosotros

3.9.2008 | Estrella de la Segunda Independencia

Bernardo O’Higgins

La Estrella de la Segunda Independencia

nº8, chi­le, sep­tiem­bre 2008

En Agosto se recuer­dan 230 años del nata­li­cio de Bernardo O’Higgins Riquelme.

Mitos y fal­si­fi­ca­cio­nes oscu­re­cen su sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co. La cla­se domi­nan­te lo repre­sen­ta como “padre de la patria” y como un sím­bo­lo de la auto­ri­dad del Estado. Les con­vie­ne esa repre­sen­ta­ción petri­fi­ca­da del Libertador. Pero la obra de O’Higgins es un pro­ce­so vivo y, has­ta hoy, incon­clu­so. Por eso, los mis­mos que cele­bran y ensal­zan la figu­ra del Libertador, en secre­to, le temen y desprecian.

orí­ge­nes

Un moti­vo de la reti­cen­cia inter­na de la bur­gue­sía para con O’Higgins es su ori­gen. Como hijo no reco­no­ci­do por su padre, Ambrosio O’Higgins, un inge­nie­ro y mili­tar irlan­dés que alcan­za­ría uno de los car­gos más impor­tan­tes de la colo­nia, Virrey del Perú, estu­vo siem­pre al mar­gen de los círcu­los domi­nan­tes de socie­dad colo­nial. Sus actua­cio­nes cho­ca­ron con fre­cuen­cia con los intere­ses y modos oli­gár­qui­cos, al pun­to de que, huér­fano de apo­yo y alia­dos, fue derro­ca­do y for­za­do al exilio.

Aún ado­les­cen­te, es envia­do a Inglaterra, don­de rea­li­za, en pre­ca­rias con­di­cio­nes mate­ria­les, sus estu­dios. En el país más pujan­te y avan­za­do de la bur­gue­sía cono­ce a Francisco de Miranda, uno de los prin­ci­pa­les pre­cur­so­res de la lucha inde­pen­den­tis­ta ame­ri­ca­na. El men­tor ins­tru­ye al joven O’Higgins en el pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio y le per­mi­te pene­trar en las tareas de la lucha que se ave­ci­na­ría en las pró­xi­mas déca­das. El pro­fe­sor, que par­ti­ci­pó de las tres prin­ci­pa­les revo­lu­cio­nes del cam­bio de siglo ‑la gue­rra de inde­pen­den­cia nor­te­ame­ri­ca­na, la revo­lu­ción fran­ce­sa y los ini­cios del pro­ce­so de eman­ci­pa­ción de América- cum­pli­ría un simi­lar papel for­ma­dor con Simón Bolívar. Pero el joven O’Higgins tam­bién cul­ti­vó a su maes­tro. Le habló de la resis­ten­cia de los mapu­che, cuyo idio­ma domi­na­ba, y expu­so su ejem­plo de lucha como mode­lo para la emancipación.

O’Higgins regre­sa a Chile ya como miem­bro de un gru­po clan­des­tino que tenía como meta la libe­ra­ción de América. Se asien­ta como terra­te­nien­te en Chillán. Allí, sigue desa­rro­llan­do su labor cons­pi­ra­ti­va, y se pre­pa­ra en el arte mili­tar, guia­do por su vecino y cama­ra­da, el ofi­cial irlan­dés Juan Mackenna.

Al ini­cio de la segun­da déca­da del siglo XIX, se des­en­ca­de­nan hechos pro­pi­cios para la libe­ra­ción ame­ri­ca­na. El impe­rio espa­ñol, irre­me­dia­ble­men­te atra­sa­do con res­pec­to a las otras poten­cias euro­peas, tam­ba­lea bajo los gol­pes de Napoleón. Es la hora de actuar. Los cons­pi­ra­do­res pro­po­nen la rea­li­za­ción de cabil­dos simul­tá­neos en Chile y Argentina, como un paso para sacu­dir el domi­nio colo­nial. El pro­pó­si­to se con­cre­ta­ría 1810, pero sin la espe­ra­da coor­di­na­ción. Comienza una lar­ga lucha, car­ga­da de derro­tas momen­tá­neas y del triun­fo final.

Bernardo O'Higgins

Retrato de Bernardo O’Higgins Riquelme

deber

O’Higgins se des­ta­có entre los otros líde­res inde­pen­den­tis­tas en Chile e inclu­so en América, por su deter­mi­na­ción y por su sen­ti­do del deber. Su obje­ti­vo era la libe­ra­ción ame­ri­ca­na. Nada ni nadie lo pudo des­viar de su camino. No lo hizo cuan­do se subor­di­nó al man­do de Carrera o cuan­do su madre es toma­da como rehén por los rea­lis­tas; no lo hizo cuan­do reco­no­ció la pre­emi­nen­cia de San Martín, como con­duc­tor del Ejército de los Andes y de las bata­llas deci­si­vas de la inde­pen­den­cia. O’Higgins se jugó al todo o nada con la con­for­ma­ción de la Escuadra Nacional, arma estra­té­gi­ca de la expe­di­ción liber­ta­do­ra del Perú, bas­tión deci­si­vo de los colo­nia­lis­tas en Sudamérica. No cejó cuan­do resol­vió renun­ciar y asu­mir el exi­lio fren­te a quie­nes lo acu­sa­ban de dic­ta­dor. Mantuvo su línea cuan­do se puso a dis­po­si­ción de Bolívar para luchar jun­to él en Perú, o cuan­do abra­zó la inten­ción de embar­car­se a México para sumar­se a la cam­pa­ña de liberación.

la segun­da independencia

Este par­ti­cu­lar sen­ti­do de abne­ga­ción, su suje­ción per­ma­nen­te a la idea de la libe­ra­ción ame­ri­ca­na, es lo que dis­tin­gue a O´Higgins y lo ele­va por enci­ma de otros diri­gen­tes inde­pen­den­tis­tas. Al igual que Bolívar, los pro­pó­si­tos de O’Higgins bus­ca­ban crear de América no sim­ple­men­te una enti­dad polí­ti­ca, sino una nación que sir­vie­ra de ejem­plo para todos los hombres.

Su obs­ti­na­ción por el deber y el alcan­ce uni­ver­sal del pen­sa­mien­to y de la acción liber­ta­ria de Bernardo O’Higgins impi­den que su lega­do sea apro­pia­do por los cla­ses domi­nan­tes. Hoy, el espí­ri­tu de O’Higgins no está en los salo­nes y en las esta­tuas. Está en las calles y pobla­cio­nes, en las fábri­cas y liceos. Es, como dije­ra Gabriela Mistral, “el pri­me­ro de noso­tros”, en su sen­ci­llez, en su dedi­ca­ción incondicional.

O’Higgins murió solo. Su sue­ño no se reali­zó. Dividida en par­ce­las, América no se con­vir­tió en ejem­plo para la huma­ni­dad, sino en el obje­to de saqueo de vie­jos y nue­vos explo­ta­do­res. Comparte ese des­tino con Bolívar, quien no pudo repri­mir la sen­sa­ción de “haber ara­do en el mar”.

Sin embar­go, la pri­me­ra inde­pen­den­cia que for­ja­ron esos hom­bres es el lega­do irre­nun­cia­ble a los nue­vos liber­ta­do­res, los trabajadores.

Mural de O'Higgins

Mural de Bernardo O’Higgins en la ciu­dad de Chillán

Tal como lo vie­ron hace dos­cien­tos años O’Higgins y Bolívar, el obje­ti­vo de la segun­da inde­pen­den­cia de América sólo se pue­de con­ce­bir como una tarea uni­ver­sal. En nues­tra épo­ca, eso sig­ni­fi­ca que la libe­ra­ción de nues­tra patria, Chile y América, debe pro­po­ner­se no sólo una nece­sa­ria trans­for­ma­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca sino, sobre todo, derri­bar todas las tra­bas que impi­den la ple­na rea­li­za­ción del hom­bre. Es una tarea de carác­ter emi­nen­te­men­te moral, que va en con­suno con la libe­ra­ción de los tra­ba­ja­do­res en todo el mundo.

Debemos asu­mir ese deber, luchar con todas las fuer­zas, con todo el pue­blo, has­ta cum­plir con la libe­ra­ción defi­ni­ti­va de nues­tro con­ti­nen­te y de la humanidad.

Hoy como nun­ca, O’Higgins nos mues­tra el camino. Como dije­ra Neruda,

estás hoy con noso­tros, eres nuestro,

padre del pue­blo, inmu­ta­ble soldado”.

La Estrella de la Segunda Independencia Nº8Baja este núme­ro de la “Estrella de la Segunda Independencia” en for­ma­to pdf. Imprime y difúndelo.

La Estrella de la Segunda Independencia Nº8

Share
3.9.2008
O’Higgins se destacó entre los otros líderes independentistas en Chile e incluso en América, por su determinación y por su sentido del deber. Su objetivo era la liberación americana. Nada ni nadie lo pudo desviar de su camino. No lo hizo cuando se subordinó al mando de Carrera o cuando su madre es tomada como rehén por los realistas; no lo hizo cuando reconoció la preeminencia de San Martín, como conductor del Ejército de los Andes y de las batallas decisivas de la independencia. O’Higgins se jugó al todo o nada con la conformación de la Escuadra Nacional, arma estratégica de la expedición libertadora del Perú, bastión decisivo de los colonialistas en Sudamérica. No cejó cuando resolvió renunciar y asumir el exilio frente a quienes lo acusaban de dictador. Mantuvo su línea cuando se puso a disposición de Bolívar para luchar junto él en Perú, o cuando abrazó la intención de embarcarse a México para sumarse a la campaña de liberación.

Bicentenario: a modo de aclaración

El verdadero Bicentenario Hoy se conmemora el 200º aniversario de la proclamación de la Primera Junta de Gobierno, un hecho político que marca el inicio de la lucha abierta por la independencia que culminaría en la Proclamación de la Independencia, realizada por...

leer más

¡A vencer o morir! Las lecciones del PRT-ERP

El presente libro reúne una selección de documentos y escritos del Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP), entre los años 1962 y 1977. Entre el nacimiento de una pequeña organización basada en la reivindicación de las...

leer más