Frente de Trabajadores de la Cultura

Frente de Trabajadores de la Cultura

2.1.2011 | Frentes, Trabajadores de la Cultura

EXPRESIONES ARTÍSTICAS AL SERVICIO DEL PUEBLO

¿Por qué un Frente de Trabajadores de la Cultura?

Considerando las dis­tin­tas expre­sio­nes artís­ti­cas pre­sen­tes en la región y otras que estos últi­mos años han emer­gi­do en res­pues­ta a las dife­ren­cias con la cul­tu­ra mer­can­til al ser­vi­cio de quie­nes nos opri­men, es que se hace nece­sa­rio defi­nir un espa­cio que per­mi­ta el desa­rro­llo y ascen­so cul­tu­ral para el pue­blo y des­de el pue­blo, se hace impres­cin­di­ble, hoy, arti­cu­lar y cohe­sio­nar fuer­zas des­de un Frente de Trabajadores de la Cultura, con valo­res de nues­tra cla­se tra­ba­ja­do­ra, con la sen­ci­llez y humil­dad de la Violeta Parra, con el com­pro­mi­so y volun­tad de Víctor Jara y con la soli­da­ri­dad de todos aque­llos tra­ba­ja­do­res de la cul­tu­ra pre­sen­tes en nues­tra his­to­ria, com­pro­me­ti­dos con un pro­ce­so de cam­bio, que anhe­la­ban un pue­blo libre, jus­to y humano. Somos con­ti­nui­dad del lega­do cul­tu­ral de otros com­pa­ñe­ros que vivie­ron un pro­ce­so trun­ca­do, somos par­te de las expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias de nues­tra América y del com­pro­mi­so de las expre­sio­nes artís­ti­cas al ser­vi­cio del pueblo.

Hoy se hace nece­sa­rio avan­zar, orga­ni­zar las dife­ren­tes herra­mien­tas cul­tu­ra­les, en fun­ción de un pro­ce­so de cam­bio y libe­ra­ción del pue­blo, com­pro­me­ter­nos y con­ver­tir­nos en por­ta­vo­ces de las injus­ti­cias, en movi­li­za­do­res de los sen­ti­mien­tos del pue­blo, pro­du­cien­do esta­dos de con­cien­cia cri­ti­ca y des­per­tan­do los sue­ños colec­ti­vos de cam­biar­lo todo. Hay que estar pre­sen­te y apo­yar las ins­tan­cias de orga­ni­za­ción de nues­tras pobla­cio­nes, los sin­di­ca­tos, movi­li­za­cio­nes y las dis­tin­tas luchas socia­les, hay que lle­nar las calles de colo­res, músi­ca, soli­da­ri­dad y ale­gría, levan­tar la moral de nues­tra cla­se tra­ba­ja­do­ra y lle­gar a cual­quier espa­cio don­de el pue­blo alce la voz por su dig­ni­dad, por su can­san­cio laten­te, por­que ya no pode­mos seguir vivien­do así.

¿Desde dón­de nace el Frente de Trabajadores de la Cultura?

Es la hora de orga­ni­zar­nos, cons­truir la uni­dad des­de las expre­sio­nes artís­ti­cas com­pro­me­ti­das con su pue­blo, con la nece­si­dad de cam­biar­lo todo y el com­pro­mi­so de ser por­ta­vo­ces de la ver­dad, de trans­mi­tir que una nue­va socie­dad es posi­ble, que la deci­sión de cam­biar­lo todo sólo depen­de de noso­tros, del pue­blo, fami­lias tra­ba­ja­do­ras, hom­bres y muje­res sen­ci­llos, honestos.

El Frente de Trabajadores de la Cultura es impul­sa­do des­de el Partido de los Trabajadores, asu­mien­do como un deber moral la cons­truc­ción de un espa­cio polí­ti­co – cul­tu­ral que per­mi­ta arti­cu­lar las dife­ren­tes expre­sio­nes artís­ti­cas, orga­ni­za­cio­nes cul­tu­ra­les, colec­ti­vos y per­so­nas que sien­tan el deseo de cam­biar las con­di­cio­nes de vida que día a día nos opri­men, las injus­ti­cias de las cua­les somos par­te, entre tan­tos ejem­plos más.

La tarea que empren­di­mos e impul­sa­mos es una res­pon­sa­bi­li­dad jus­ta y nece­sa­ria, con­fia­mos ple­na­men­te en que el Frente de Trabajadores de la Cultura, se cons­tru­ye des­de lo sim­ple a lo com­ple­jo, avan­zan­do y asu­mien­do el com­pro­mi­so colec­ti­vo, no des­de la mani­pu­la­ción del Partido de los Trabajadores, ni de otros Partidos, ni de orga­ni­za­cio­nes que inten­ten apro­piar­se del espa­cio o de las ideas que allí se gene­ren, a modo de acla­ra­ción. La par­ti­ci­pa­ción del Partido de los Trabajadores en el Frente con­sis­te en acom­pa­ñar, apo­yar y for­ta­le­cer el espa­cio, asu­mien­do un tra­ba­jo serio en la cons­truc­ción para avan­zar hacia una nue­va socie­dad, jus­ta, dig­na, libre, esa socie­dad en don­de se res­pe­te al tra­ba­ja­dor, pobla­dor, estu­dian­te y mapuche.

¿Cómo se orga­ni­za el Frente de Trabajadores de la Cultura?

Se orga­ni­za por medio de reunio­nes sema­na­les y/o perió­di­cas, enten­dien­do que en la eta­pa de impul­so del espa­cio es nece­sa­rio dis­cu­tir prin­ci­pios y cri­te­rios, para pos­te­rior­men­te pasar a la acción, a lo con­cre­to y en éste pro­ce­so dia­léc­ti­co (teo­ría – prác­ti­ca) poda­mos avan­zar y cre­cer, en cali­dad y cantidad.

No que­re­mos un espa­cio diri­gi­do por una Directiva, sino uno en que todos sea­mos capa­ces de asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des con las cua­les nos com­pro­me­ti­mos, ape­lan­do sólo a la volun­tad que hay en cada uno, decir y hacer lo que pen­sa­mos y acor­da­mos colectivamente.

El Frente debe­rá comen­zar a tomar deci­sio­nes colec­ti­vas en la con­for­ma­ción de áreas de trabajo:

a) Propaganda: Responsable de la difu­sión del Frente Trabajadores de la Cultura (FTC) a nivel regio­nal y nacio­nal, con­for­man­do un equi­po para ello y arti­cu­lan­do la difu­sión de acuer­do a las nece­si­da­des y deman­das que vayan nacien­do en los dis­tin­tos territorios.

b) Educación: Responsable de pro­pi­ciar ins­tan­cias diri­gi­das a la auto­for­ma­ción, para quie­nes con­for­man el espa­cio y/u otros com­pa­ñe­ros, orga­ni­za­cio­nes que deseen par­ti­ci­par. El equi­po que con­for­me éste espa­cio debe­rá pla­ni­fi­car las dis­tin­tas lec­tu­ras de expe­rien­cias his­tó­ri­cas al res­pec­to, docu­men­ta­les u otros mate­ria­les que per­mi­tan dar un sus­ten­to polí­ti­co – ideo­ló­gi­co al trabajo.

c)Territorio – Demandas: Responsable de man­te­ner la vin­cu­la­ción y coor­di­na­ción entre el FTC y los terri­to­rios don­de sea nece­sa­rio hacer­se pre­sen­te y apo­yar moralmente,generando algún tipo de acti­vi­dad, dan­do el sus­ten­to polí­ti­co de la prác­ti­ca cul­tu­ral al ser­vi­cio del pueblo.

d)Autogestión: Responsable de ase­gu­rar una base eco­nó­mi­ca para el FTC, pro­pi­cian­do acti­vi­da­des o estra­te­gias que per­mi­tan recau­dar dine­ro para el desa­rro­llo de las acti­vi­da­des. Así tam­bién se debe­rá res­pon­sa­bi­li­zar de trans­mi­tir éste cri­te­rio de tra­ba­jo a com­pa­ñe­ros que des­co­noz­can esta for­ma de orga­ni­za­ción económica.

A lo ante­rior se suman méto­dos de tra­ba­jo que apor­tan en que el desa­rro­llo del espa­cio ten­ga una diná­mi­ca más prác­ti­ca, enten­dien­do los tiem­pos limi­ta­dos de las per­so­nas para gene­rar la ins­tan­cia de reunio­nes del FTC. Se difun­de sema­nal­men­te por Facebook y/o correo, se rea­li­zan reunio­nes en luga­res dis­tin­tos, se acuer­dan los temas que se abor­da­rán en las reunio­nes, se pla­ni­fi­ca, sis­te­ma­ti­za y eva­lúa, entre otros.

Frente de Trabajadores de la Cultura

Es la Hora de pasar a la acción con expre­sio­nes cul­tu­ra­les car­ga­das de sen­ti­do y razón!

Share
2.1.2011
EXPRESIONES ARTÍSTICAS AL SERVICIO DEL PUEBLO ¿Por qué un Frente de Trabajadores de la Cultura? Considerando las dis­tin­tas expre­sio­nes artís­ti­cas pre­sen­tes en la región y otras que estos últi­mos años han emer­gi­do en res­pues­ta a las dife­ren­cias con la cul­tu­ra mer­can­til al ser­vi­cio de quie­nes nos opri­men, es que se hace nece­sa­rio defi­nir un espa­cio que per­mi­ta […]

El miedo al pueblo

El ase­si­na­to de un joven en el Panguipulli estre­me­ció a todo el país. Tras la eje­cu­ción los cara­bi­ne­ros esca­pa­ron como delin­cuen­tes. No es la for­ma en que actúa quien dice sólo defen­der­se. Es la for­ma en que actúan los ase­si­nos que tie­nen temor. Es el mie­do al pue­blo. Demuestra la prin­ci­pal con­se­cuen­cia del levan­ta­mien­to popu­lar ini­cia­do el 18 de octu­bre: el sur­gi­mien­to de un autén­ti­co poder el pueblo.

leer más

La vacuna: mentiras y verdades

El ver­da­de­ro dile­ma está plan­tea­do des­de la expan­sión del virus: ¿debe pri­mar la vida o las ganan­cias del capi­tal? La solu­ción al pro­ble­ma no se encon­tra­rá en una vacu­na. La solu­ción está en quién tie­ne el poder. Quién deci­de, y en fun­ción de qué intere­ses y obje­ti­vos. Esta pes­te moder­na, si algo bueno ha teni­do, es que ha nos ha acer­ca­do en toda su pro­fun­di­dad a esta interrogante.

leer más

Con el poder del pueblo ¡vamos por todo!

El régi­men le teme al poder del pue­blo. Por eso ofre­ce con­ce­sio­nes y pro­me­sas. Pero esta con­tra­po­si­ción de pode­res no se pue­de man­te­ner en el tiem­po. Con cada vic­to­ria, los tra­ba­ja­do­res se pre­pa­ran para una defi­ni­ción: ¡vamos por todo!

leer más

La derrota del régimen

El ple­bis­ci­to crea una situa­ción nue­va. El régi­men espe­ra­ba con­sen­so, pero obtu­vo lucha de cla­ses. Ahora, se enfren­ta el poder legí­ti­mo del pue­blo con­tra un orden que se afe­rra a la cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta, repu­dia­da por la lucha popu­lar y el 80% con­quis­ta­do en las urnas.

leer más