Unidad y Dignidad Dichato

Unidad y Dignidad Dichato

22.7.2011 | Movimiento Territorial de Pobladores, Noticias

DECLARACIÓN PÚBLICA

Hoy, julio de 2011 el Movimiento Territorial de Pobladores, fren­te a las deman­das de los pobla­do­res y pobla­do­ras de la loca­li­dad de Dichato, uno de los sec­to­res más gol­pea­dos por la catás­tro­fe del pasa­do 27 de febre­ro de 2010. Declara lo siguiente:

  • Solidarizamos con quie­nes viven des­de hace un año y medio en situa­ción de emer­gen­cia, en con­di­cio­nes de vida inacep­ta­bles. Hombres y muje­res que fren­te a los enga­ños, men­ti­ras y nulas res­pues­tas, dan un paso ejem­plar hacia la acción direc­ta sin mie­do y como úni­ca alter­na­ti­va para recu­pe­rar la dig­ni­dad. Enfrentando, una vez más, la repre­sión del Estado con­du­ci­da por la cla­se polí­ti­ca de turno, des­de el salón del Ministerio del Interior.
  • Reforzamos la idea de que la úni­ca for­ma de avan­zar es: unir­nos, orga­ni­zar­nos, luchar y ven­cer. Como bien nos demues­tra el pue­blo de Dichato, impul­san­do a sus diri­gen­tes hones­tos, for­ta­le­cien­do la asam­blea, el tra­ba­jo colec­ti­vo, for­ta­le­cien­do la con­fian­za en nues­tro pue­blo, en nues­tra fuerza.
  • Recordamos que esta situa­ción no es una reali­dad ais­la­da, ya que, somos miles de fami­lias que con­ti­nua­mos sobre­vi­vien­do al terre­mo­to. Somos miles de fami­lias que no tene­mos con­di­cio­nes dig­nas de vida, en la vivien­da, salud, educación.

Como ya se plan­teó el pasa­do 26 de febre­ro de 2011, en el acto Por la Unidad y Dignidad, a un año de la catás­tro­fe en el esta­dio El Morro de Talcahuano:

(…) Pero no bas­ta. No bas­ta con eso. Nos fal­ta la uni­dad mono­lí­ti­ca. Nos fal­ta seguir un solo camino. Nos fal­ta el impul­so de avan­zar y no parar nun­ca más. ¡Que no sea en vano el sacri­fi­cio de nues­tros padres…! Nos fal­ta la deci­sión de crear un futu­ro mejor para nues­tros hijos, para todos los hijos de la patria. Somos quie­nes deja­re­mos un lega­do a la altu­ra de nues­tros ante­pa­sa­dos. Somos el pueblo.”

POR LA UNIDAD Y LA DIGNIDAD
TODAS LAS DEMANDAS DEL PUEBLO UNA SOLA FUERZA

MOVIMIENTO TERRITORIAL DE POBLADORES

Unidad y fuer­za Dichato from Segunda Independencia on Vimeo.

Facebook : movi­mien­to terri­to­rial de pobladores 

Share
22.7.2011
DECLARACIÓN PÚBLICA Hoy, julio de 2011 el Movimiento Territorial de Pobladores, fren­te a las deman­das de los pobla­do­res y pobla­do­ras de la loca­li­dad de Dichato, uno de los sec­to­res más gol­pea­dos por la catás­tro­fe del pasa­do 27 de febre­ro de 2010. Declara lo siguiente: Solidarizamos con quie­nes viven des­de hace un año y medio en situa­ción de emer­gen­cia, […]

El miedo al pueblo

El ase­si­na­to de un joven en el Panguipulli estre­me­ció a todo el país. Tras la eje­cu­ción los cara­bi­ne­ros esca­pa­ron como delin­cuen­tes. No es la for­ma en que actúa quien dice sólo defen­der­se. Es la for­ma en que actúan los ase­si­nos que tie­nen temor. Es el mie­do al pue­blo. Demuestra la prin­ci­pal con­se­cuen­cia del levan­ta­mien­to popu­lar ini­cia­do el 18 de octu­bre: el sur­gi­mien­to de un autén­ti­co poder el pueblo.

leer más

La vacuna: mentiras y verdades

El ver­da­de­ro dile­ma está plan­tea­do des­de la expan­sión del virus: ¿debe pri­mar la vida o las ganan­cias del capi­tal? La solu­ción al pro­ble­ma no se encon­tra­rá en una vacu­na. La solu­ción está en quién tie­ne el poder. Quién deci­de, y en fun­ción de qué intere­ses y obje­ti­vos. Esta pes­te moder­na, si algo bueno ha teni­do, es que ha nos ha acer­ca­do en toda su pro­fun­di­dad a esta interrogante.

leer más

Con el poder del pueblo ¡vamos por todo!

El régi­men le teme al poder del pue­blo. Por eso ofre­ce con­ce­sio­nes y pro­me­sas. Pero esta con­tra­po­si­ción de pode­res no se pue­de man­te­ner en el tiem­po. Con cada vic­to­ria, los tra­ba­ja­do­res se pre­pa­ran para una defi­ni­ción: ¡vamos por todo!

leer más

La derrota del régimen

El ple­bis­ci­to crea una situa­ción nue­va. El régi­men espe­ra­ba con­sen­so, pero obtu­vo lucha de cla­ses. Ahora, se enfren­ta el poder legí­ti­mo del pue­blo con­tra un orden que se afe­rra a la cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta, repu­dia­da por la lucha popu­lar y el 80% con­quis­ta­do en las urnas.

leer más