Trabajadores ¡A luchar!

Trabajadores ¡A luchar!

30.4.2018 | Estrella de la Segunda Independencia

Los tra­ba­ja­do­res de todo el mun­do aco­me­ten el Primero de Mayo bajo nece­si­dad de luchar. Así lo impo­nen las con­di­cio­nes en que se deben des­en­vol­ver. Así lo acon­se­ja la expe­rien­cia acu­mu­la­da en las últi­mas décadas.
No hay otra for­ma. Hay que defen­der las con­quis­tas y con­ju­rar las ame­na­zas. Y hay que abrir un camino a nues­tro futuro.
Hoy, Primero de Mayo, hon­ra­mos nues­tras pre­cia­das tra­di­cio­nes, nues­tros des­fi­les, actos y fies­tas. Pero ya no tene­mos tiem­po para las peleas de siem­pre y los dis­cur­sos trillados.
Es la hora de empren­der la lucha.

Los objetivos de nuestra lucha

Según algu­nos, los obje­ti­vos de nues­tra lucha serían “una nue­va cons­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca” y el “fin del Tribunal Constitucional”. Estas son las con­sig­nas de la CUT, y no es bro­ma. Sus diri­gen­tes, para­le­la­men­te, posan para la foto con los gre­mios empre­sa­ria­les y el gobierno de Piñera. Todos jun­tos, se decla­ran con­ten­tos por la “cáli­da y gra­ta aco­gi­da”. Otros, por su par­te, piden crear otra cen­tral sin­di­cal, pero que sea “cla­sis­ta”. Y, final­men­te, algu­nos pre­ten­den impul­sar una “ini­cia­ti­va popu­lar de ley”, como si estu­vié­ra­mos en Suiza.
No. Es nece­sa­rio defi­nir los obje­ti­vos de cual­quier orga­ni­za­ción. En lo inme­dia­to, los tra­ba­ja­do­res tene­mos que luchar y ven­cer el plan que los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos han enco­men­da­do al actual gobierno. Este con­sis­te en cua­tro puntos.
Primero, gol­pear el ingre­so y las pen­sio­nes de los tra­ba­ja­do­res y for­ta­le­cer las AFP. Quieren aumen­tar las coti­za­cio­nes y ele­var la edad de jubi­la­ción de las mujeres.
Segundo, bajar los impues­tos a las gran­des empresas.
Tercero, un ajus­te fis­cal que per­ju­di­ca­rá a los tra­ba­ja­do­res del Estado y a los ser­vi­cios a la población.
Cuarto, coar­tar, por dis­tin­tas vías, los dere­chos sin­di­ca­les de los trabajadores.
Quieren encu­brir este plan de mil mane­ras: el aumen­to de los des­cuen­tos del suel­do es “con car­go al emplea­dor”, la mujer va a reci­bir “un incen­ti­vo” si tra­ba­ja más años; los impues­tos sólo se van a “sim­pli­fi­car”; el ajus­te fis­cal es sólo “aus­te­ri­dad”; y en cuan­to a los sin­di­ca­tos van a actuar por vías admi­nis­tra­ti­vas y no por medio de cam­bios lega­les. ¡Espléndido, pues!
Nuestra lucha no pue­de guiar­se por las men­ti­ras de nues­tros enemi­gos, ni por las ilu­sio­nes que algu­nos siem­bran en nues­tro seno. Tiene que ser direc­ta y clara.
Por eso, el plan del capi­tal que rese­ña­mos es sólo un aspec­to inme­dia­to de nues­tra lucha. No nace de la sim­ple volun­tad de un gru­po o de un gobierno. Es la expre­sión con­cre­ta de la cri­sis del capi­tal. Es, en ese sen­ti­do, una demos­tra­ción de debi­li­dad y no de fuerza.

El caos del capital

Nuestra con­di­ción en la socie­dad está deter­mi­na­da por el orden capi­ta­lis­ta. Pero ese orden está sumi­do en un caos. Sus regí­me­nes polí­ti­cos se disuel­ven, su sis­te­ma de blo­ques inter­na­cio­na­les cobra febril vida pro­pia. No es capaz de seña­lar un camino dis­tin­to al del con­flic­to, las gue­rras y el enfren­ta­mien­to social.
Las gran­des poten­cias enfren­tan los efec­tos de su cri­sis con inter­ven­cio­nes arma­das en leja­nas lati­tu­des, como en Siria. Las gue­rras en el Medio Oriente son el refle­jo de cómo se quie­re aho­gar en san­gre las rebe­lio­nes de los pue­blos ára­bes de ini­cio de esta déca­da. En las nacio­nes indus­tria­li­za­das, se pre­ten­de fre­nar con la ame­na­za de la gue­rra la orga­ni­za­ción social y polí­ti­ca de los tra­ba­ja­do­res que no esté ali­nea­da con los regí­me­nes corruptos.

El quiebre en américa latina

Los regí­me­nes polí­ti­cos se desin­te­gran y hacen impo­si­ble el camino de refor­mas. Así ha que­da­do com­pro­ba­do en América Latina. Los gobier­nos que se supo­nían pro­gre­sis­tas o “nacio­na­les y popu­la­res” no dan paso a la dere­cha, como se dice. Al revés, lo que ocu­rre es que se rom­pe la alian­za, que sos­te­nía a esos gobier­nos, con los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos. En Brasil, el gol­pe que derro­có a la pre­si­den­ta Dilma Rousseff y lle­vó aho­ra al encar­ce­la­mien­to de Lula da Silva, fue con­du­ci­do por los pro­pios alia­dos de ese gobierno. O ¡qué decir de Nicaragua! Allí, el des­con­ten­to popu­lar esta­lla el uní­sono con el tér­mino del pac­to corrup­to y ver­gon­zo­so entre un gobierno indigno con las cáma­ras empre­sa­ria­les y la jerar­quía cató­li­ca. No, este “avan­ce de la dere­cha” no lle­ga muy lejos. Sólo vuel­ve más ines­ta­ble el pre­ca­rio equi­li­brio que se había esta­ble­ci­do entre las cla­ses socia­les en las últi­mas décadas.
La línea polí­ti­ca que se tra­za en toda América es la ame­na­za a las con­quis­tas de los tra­ba­ja­do­res; el inten­to de esca­mo­tear­le sus dere­chos. Pero quie­nes la impul­san care­cen de fuer­za. Es una huí­da hacia ade­lan­te. Los gobier­nos bur­gue­ses se con­sue­lan con el cálcu­lo de que, en el camino, ya apa­re­ce­rán fuer­zas polí­ti­cas dis­pues­tas a nego­ciar los intere­ses del pue­blo y dar­le res­pal­do. Eso es cier­to. En los par­la­men­tos de nues­tros paí­ses abun­dan quie­nes irán en ayu­da del capital.

La fuerza política del pueblo

Pero tam­bién deben saber que se enfren­ta­rán a la fuer­za polí­ti­ca del pue­blo. Y ese el obje­ti­vo pro­fun­do de nues­tra lucha: orga­ni­zar la fuer­za polí­ti­ca del pue­blo. La cla­se tra­ba­ja­do­ra ha hecho inva­lua­bles expe­rien­cias en las últi­mas déca­das. Ha supe­ra­do los reve­ses his­tó­ri­cos, le ha toma­do el pul­so a esta épo­ca. Ha for­ma­do líde­res y lucha­do­res nue­vos, y ha des­per­ta­do el espí­ri­tu de la juven­tud. Ha com­pro­ba­do que sólo los tra­ba­ja­do­res pue­den actuar por los tra­ba­ja­do­res. Y ha toma­do con­cien­cia de la nece­si­dad de for­jar un nue­vo camino para nues­tra patria, para la humanidad.
El obje­ti­vo hoy es cla­ro. Debemos orga­ni­zar esa fuer­za polí­ti­ca que se ha cons­trui­do en la base, lejos de los pre­cep­to­res pedan­tes y los poli­ti­que­ros habi­tua­les. Esa orga­ni­za­ción es el paso pre­vio, el fun­da­men­to, para un gobierno de los tra­ba­ja­do­res. Es la hora de luchar.

- A DEFENDER NUESTROS DERECHOS
– A GOLPEAR A LOS EMPRESARIOS SAQUEADORES,
POLÍTICOS CORRUPTOS Y “SINDICALISTAS” VENDIDOS
– A ORGANIZAR LA FUERZA POLÍTICA DEL PUEBLO

TODO EL PODER A LOS TRABAJADORES

Share
30.4.2018
¡A defender nuestros derechos! ¡A golpear a los empresarios saqueadores y políticos corruptos y "sindicalistas" vendidos"! ¡A organizar la fuerza política del pueblo!

¡A vencer o morir! Las lecciones del PRT-ERP

El presente libro reúne una selección de documentos y escritos del Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP), entre los años 1962 y 1977. Entre el nacimiento de una pequeña organización basada en la reivindicación de las...

leer más

¡Adelante! ¡Adelante, con todas las fuerzas de la historia!

La sección de libros presenta algunos de textos de gran importancia para conocer la experiencia de la lucha revolucionaria en nuestra América. Uno de los libros que presentamos se titula "Con todas las fuerzas de la historia", en alusión a la consigna lanzada por...

leer más