¡Somos los trabajadores! ¡Somos la revolución!

¡Somos los trabajadores! ¡Somos la revolución!

30.4.2019 | Estrella de la Segunda Independencia, Noticias

Muchos creen que el Primero de Mayo es una con­me­mo­ra­ción. Pero no es así. Es una mani­fes­ta­ción de la fuer­za de los tra­ba­ja­do­res y su pro­yec­ción al futuro.

La fecha mis­ma nace casi del azar. Una sim­ple reso­lu­ción, adop­ta­da en la sesión final del con­gre­so de la Segunda Internacional en julio de 1889, pro­yec­tó la rea­li­za­ción de una mani­fes­ta­ción inter­na­cio­nal de tra­ba­ja­do­res para el año siguien­te. La pro­pues­ta ini­cial habla­ba del 19 de mayo; pero en la dis­cu­sión se recor­dó que la Federación del Trabajo de Estados Unidos había con­vo­ca­do a una movi­li­za­ción para el pri­mer día de ese mes. Los dele­ga­dos, ya can­sa­dos, tam­po­co defi­nie­ron qué exac­ta­men­te debía hacer­se ese día. Sí se indi­có que la for­ma de la movi­li­za­ción depen­día “de la situa­ción en cada país”. Esa pre­ven­ción, osten­si­ble­men­te, había sido impul­sa­da por el par­ti­do social­de­mó­cra­ta ale­mán, que enton­ces aún sufría la per­se­cu­ción de Bismarck y seguía una línea de máxi­ma cautela.

Y, sin embar­go, diez meses des­pués, todo que­dó cla­ro. Como nun­ca antes en la his­to­ria, los tra­ba­ja­do­res se vol­ca­ron a las calles. En algu­nos paí­ses, fue la pri­me­ra apa­ri­ción masi­va de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les en la esce­na nacio­nal; en otros, la con­fir­ma­ción de su pode­río. En Inglaterra, don­de los diri­gen­tes sin­di­ca­les, por pru­den­cia, corrie­ron la mani­fes­ta­ción al domin­go 4 de mayo de 1890, para evi­tar la nece­si­dad de paros labo­ra­les, una mani­fes­ta­ción en el Hyde Park de Londres con­gre­gó a 300 mil per­so­nas. En Barcelona, ese mis­mo día, las fuer­zas repre­si­vas, que se habían pre­pa­ra­do para disol­ver los des­fi­les, se man­tu­vie­ron quie­tas, impre­sio­na­dos por una mar­cha de 100 mil per­so­nas que reco­rrió las calles de la ciu­dad. El mun­do, enton­ces, era más peque­ño. El carác­ter inter­na­cio­nal de la movi­li­za­ción se cir­cuns­cri­bió a los paí­ses de Europa Occidental. Pero ese mis­mo año, Chile sería uno de los pio­ne­ros en cap­tu­rar ese espí­ri­tu nue­vo, con la pri­me­ra huel­ga gene­ral, que abar­có a Antofagasta, Tarapacá y Valparaíso.

Hoy, el Primero de Mayo coin­ci­de con momen­to que requie­re de ese mis­mo espí­ri­tu de futu­ro. No impor­tan los diri­gen­tes meno­res que mar­can el paso, las divi­sio­nes, la estre­chez de miras y la con­fu­sión. El Primero de Mayo es nues­tro. Es del con­jun­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, es inter­na­cio­nal; no se subor­di­na a nada ni nadie que no sean los pro­pios tra­ba­ja­do­res; es la afir­ma­ción de la uni­dad; la vin­di­ca­ción de nues­tro poder. Es la demar­ca­ción de nues­tro futuro.

Ninguno de los pro­ble­mas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra pue­de ser resuel­to por este sis­te­ma injus­to, que es el que los pro­pi­cia y agra­va. Ninguna nece­si­dad de los tra­ba­ja­do­res podrá ser satis­fe­cha por un régi­men de ladro­nes ‑y son delin­cuen­tes de cabo a rabo: des­de mili­ta­res a jue­ces, des­de polí­ti­cos a religiosos.

En todo el mun­do se mani­fies­ta, en múl­ti­ples for­mas, el reco­no­ci­mien­to de la nece­si­dad de cam­biar­lo todo. El freno con­sis­te en la ausen­cia de una direc­ción defi­ni­da que lle­ve ade­lan­te la lucha. Ese es el pro­ble­ma gene­ral de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en todos los paí­ses. Y ese pro­ble­ma pre­ci­sa de una solu­ción revolucionaria.

Nosotros pro­po­ne­mos la aglu­ti­na­ción de todas las fuer­zas que pug­nen por cam­bios en favor de las mayo­rías, por ter­mi­nar con este régi­men cadu­co y corrup­to, y que estén dis­pues­tos a luchar. Levantamos una direc­ción que orien­te hacia un obje­ti­vo prin­ci­pal, urgen­te e inme­dia­to: el poder, todo el poder a los trabajadores.

Vivimos en una épo­ca de gran­des con­vul­sio­nes. La úni­ca espe­ran­za de un futu­ro está en la fuer­za de los tra­ba­ja­do­res. Ese es el sen­ti­do del Primero de Mayo. Lo ha sido siem­pre, a pesar de todo. Y lo es hoy.

PDF Estrella de la Segunda Independencia N°67

Share
30.4.2019
Levantamos una dirección que oriente hacia un objetivo principal, urgente e inmediato: el poder, todo el poder a los trabajadores.

¡A vencer o morir! Las lecciones del PRT-ERP

El presente libro reúne una selección de documentos y escritos del Partido Revolucionario de los Trabajadores – Ejército Revolucionario del Pueblo (PRT-ERP), entre los años 1962 y 1977. Entre el nacimiento de una pequeña organización basada en la reivindicación de las...

leer más

¡Adelante! ¡Adelante, con todas las fuerzas de la historia!

La sección de libros presenta algunos de textos de gran importancia para conocer la experiencia de la lucha revolucionaria en nuestra América. Uno de los libros que presentamos se titula "Con todas las fuerzas de la historia", en alusión a la consigna lanzada por...

leer más