Cada lucha, una victoria

Cada lucha, una victoria

El poderoso levantamiento de la X Región, las grandes jornadas en las barricadas en las rutas y carreteras, y en las calles de sus ciudades, son ya una demostración de fuerza de nuestra clase, son un salto de 30 o 40 años, realizado en pocos días. Es una victoria que el sur de Chile ofrenda a nuestro pueblo, en forma de experiencia, de ejemplo y aliento en el comienzo del camino.

El regreso de la lucha de clases

El regreso de la lucha de clases

Nosotros decimos: ¡adelante con la movilización! La lucha efectiva vale más que una convocatoria ambigua o una dirigencia sin orientación.
La lucha de clases obliga a tomar la iniciativa, a actuar de acuerdo a la realidad, y no de ilusiones ajenas y, sobre todo, exige elegir de qué lado se va estar en este conflicto.

Paro nacional: debemos unirnos

Paro nacional: debemos unirnos

La disyuntiva de hoy es si permitimos que los corruptos, los ladrones, los explotadores, profundicen y extiendan su crisis o si el pueblo de Chile emprende el cambio que verdaderamente necesita.
En el actual contexto, debe hacerse valer la fuerza de los trabajadores, debe escucharse la voz de todo el pueblo, en una gran movilización, en un paro nacional que muestre una efectiva salida a la crisis.

Chile está primero

Chile está primero

El pueblo, la patria, debe estar primero. Chile está primero. Si se siguiera ese principio, los destinatarios de aquel reclamo democrático popular tomarían la iniciativa y abandonarían la escena de manera voluntaria. En efecto, no es el grito de “que se vayan todos” el violento; ofrece, al contrario, la posibilidad de una salida ordenada. Lo violento es que los que deben irse se aferren desesperadamente al dominio del país.

1° de Mayo 2015: ¡Que se vayan todos! Todo el poder a los trabajadores

1° de Mayo 2015: ¡Que se vayan todos! Todo el poder a los trabajadores

Que se vayan todos, es el requisito para asegurar educación, salud y vivienda de carácter gratuito, igualitario y universal para todos los chilenos; para nacionalizar las industrias estratégicas del país, sus recursos naturales y al sector financiero; para sustituir el aparato armado del Estado por un auténtico ejército del pueblo; en suma, para que el putrefacto régimen de los corruptos de paso a un gobierno de los trabajadores, de la clase que, día a día, echa a andar a nuestro país, y que lo ponga a la vanguardia de la Segunda Independencia de nuestra América.

¡Que se vayan todos!

¡Que se vayan todos!

La línea divisoria ya está trazada, es una marca de desprecio moral. Por un lado, un régimen podrido y desvencijado, por el otro, los trabajadores, un pueblo entero. Un pueblo que debe hoy prepararse para asumir las riendas del país. Pues la crisis del régimen admite una sola solución: ¡Que se vayan! ¡Que se vayan todos!

¡Socialismo o muerte!

¡Socialismo o muerte!

En una curiosa coincidencia, a la izquierda y a la derecha del espectro político se ha dicho -palabras más, palabras menos- que el anuncio de reanudación de las relaciones diplomáticas con EE.UU. equivale al fin de la revolución. Pero la política real es más prosaica que las grandes proclamaciones “históricas” de ocasión. Aquí no hay “fin de la guerra fría”, ni reconversión, abandono o derrumbe de revolución cubana. No estamos ya en esos tiempos. Hoy, lo que corre peligro de derrumbe son los regímenes políticos de la burguesía. En esta época, la iniciativa le pertenece a los trabajadores.

¿Quién tiene miedo?

¿Quién tiene miedo?

He ahí “el retorno del miedo”. El miedo no está en la población. El miedo está la cúpula del régimen. Y no hay policía, ni agentes encubiertos, ni montaje, ni criminalización, no haya nada que pueda detener a un pueblo unido que decida barrer con toda esta lacra inútil y caduca e imponer su propio orden.

El cobre es nuestro

El cobre es nuestro

La nacionalización de los recursos básicos, y principalmente el cobre, es la gran tarea nacional de hoy. Es urgente e ineludible. Pero debe ser enfrentada con realismo y eficacia. Una medida semejante sólo puede ser cumplida por la clase trabajadora, que debe gobernar el país.

¡El paro va!

¡El paro va!

En medio de este paro, se forman y destacan los nuevos dirigentes, auténticos, honestos, que cumplen con los mandatos de sus bases. En medio de este paro, se crean y consolidan las nuevas y antiguas organizaciones, verdaderamente representativas y útiles. Y en medio de este paro, se forja la unidad de millones.

leer más
Unidad ¡adelante con el paro nacional!

Unidad ¡adelante con el paro nacional!

¿Qué significa este movimiento? La definición última está en su acción y en sus métodos: ir de lo simple a lo complejo, la movilización, la unidad, la independencia de clase y, en este momento, la aplicación de la forma de la lucha más idónea: el paro nacional.

leer más
Cada lucha, una victoria

Cada lucha, una victoria

El poderoso levantamiento de la X Región, las grandes jornadas en las barricadas en las rutas y carreteras, y en las calles de sus ciudades, son ya una demostración de fuerza de nuestra clase, son un salto de 30 o 40 años, realizado en pocos días. Es una victoria que el sur de Chile ofrenda a nuestro pueblo, en forma de experiencia, de ejemplo y aliento en el comienzo del camino.

leer más
El regreso de la lucha de clases

El regreso de la lucha de clases

Nosotros decimos: ¡adelante con la movilización! La lucha efectiva vale más que una convocatoria ambigua o una dirigencia sin orientación.
La lucha de clases obliga a tomar la iniciativa, a actuar de acuerdo a la realidad, y no de ilusiones ajenas y, sobre todo, exige elegir de qué lado se va estar en este conflicto.

leer más
Paro nacional: debemos unirnos

Paro nacional: debemos unirnos

La disyuntiva de hoy es si permitimos que los corruptos, los ladrones, los explotadores, profundicen y extiendan su crisis o si el pueblo de Chile emprende el cambio que verdaderamente necesita.
En el actual contexto, debe hacerse valer la fuerza de los trabajadores, debe escucharse la voz de todo el pueblo, en una gran movilización, en un paro nacional que muestre una efectiva salida a la crisis.

leer más