Hombres y mujeres de Chile: ¡a la revolución!

El miér­co­les 15 de octu­bre fue un día de pri­ma­ve­ra, una jor­na­da labo­ral más para millo­nes de tra­ba­ja­do­res. Pero muchos no podían dejar de advertir

El miedo al pueblo

El ase­si­na­to de un joven en el Panguipulli estre­me­ció a todo el país. Tras la eje­cu­ción los cara­bi­ne­ros esca­pa­ron como delin­cuen­tes. No es la for­ma en que actúa quien dice sólo defen­der­se. Es la for­ma en que actúan los ase­si­nos que tie­nen temor. Es el mie­do al pue­blo. Demuestra la prin­ci­pal con­se­cuen­cia del levan­ta­mien­to popu­lar ini­cia­do el 18 de octu­bre: el sur­gi­mien­to de un autén­ti­co poder el pueblo.

La vacuna: mentiras y verdades

El ver­da­de­ro dile­ma está plan­tea­do des­de la expan­sión del virus: ¿debe pri­mar la vida o las ganan­cias del capi­tal? La solu­ción al pro­ble­ma no se encon­tra­rá en una vacu­na. La solu­ción está en quién tie­ne el poder. Quién deci­de, y en fun­ción de qué intere­ses y obje­ti­vos. Esta pes­te moder­na, si algo bueno ha teni­do, es que ha nos ha acer­ca­do en toda su pro­fun­di­dad a esta interrogante.

Con el poder del pueblo ¡vamos por todo!

El régi­men le teme al poder del pue­blo. Por eso ofre­ce con­ce­sio­nes y pro­me­sas. Pero esta con­tra­po­si­ción de pode­res no se pue­de man­te­ner en el tiem­po. Con cada vic­to­ria, los tra­ba­ja­do­res se pre­pa­ran para una defi­ni­ción: ¡vamos por todo!

La noche de las ratas

Esta pla­ga no podrá exten­der­se. El pue­blo se ha dota­do, en años de lucha, de fuer­zas insu­pe­ra­bles. Las ha mani­fes­ta­do en el levan­ta­mien­to de octu­bre. Una de esas fuer­zas es su asom­bro­sa deci­sión de adop­tar como su ban­de­ra la rei­vin­di­ca­ción de nues­tros ances­tros, nues­tra comu­nión con lo mapuche.

Por un par de ‘chocman’

La diri­gen­cia de la Central Unitaria de Trabajadores ofi­cia­li­zó su con­vo­ca­to­ria a lo que lla­mó a una “jor­na­da nacio­nal de pro­tes­ta” el pró­xi­mo jue­ves, 5 de julio. La

México: la hora de las lecciones

Las auto­ri­da­des y la pren­sa ya pro­cla­ma­ron a su gana­dor en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de México: el can­di­da­to del PRI, Enrique Peña Nieto. Es un triun­fo espurio,

Acto Popular 25 de Febrero Concepción

A dos años del terre­mo­to… A luchar, con el ejem­plo de Aysén, por la vivien­da, el tra­ba­jo, la edu­ca­ción, la salud, la jus­ti­cia, y el

Aysén en la lucha

Declaración del Partido de los Trabajadores Puerto Montt
Desde el archi­pié­la­go de las Guaitecas has­ta Aysén mar­can en las calles reite­ra­da­men­te un esce­na­rio de lucha popu­lar: pobla­do­res, estu­dian­tes, tra­ba­ja­do­res arre­me­ten con fuer­za ante años de olvi­do, caren­cias, alzas indis­cri­mi­na­das de los ele­men­tos bási­cos para sub­sis­tir, empren­den ante las con­se­cuen­cias adop­ta­das por ter­ce­ros que poco y nada cono­cen de las nece­si­da­des de los tra­ba­ja­do­res que actúan en base de man­te­ner sus rela­cio­nes de poder e intereses.

Mártires

Los sie­te tra­ba­ja­do­res en Carahue pudie­ron ser nues­tros her­ma­nos, nues­tros padres. Su muer­te nos con­mue­ve y nos recuer­da cómo, en esta socie­dad, la con­di­ción huma­na es redu­ci­da a un obje­to, de mayor o menor uti­li­dad. En el caso de estos hom­bres, ser­vían para sal­var las ganan­cias de la fores­tal Mininco, ence­rra­das en tron­cos y ramas.

Una lección de lucha popular

El paro nacio­nal dio amplias mues­tras de con­cien­cia. En pri­mer lugar dejó esta­ble­ci­da la pre­pon­de­ran­cia de la uni­dad como motor de la lucha, que que­da repre­sen­ta­da, no en alian­zas cir­cuns­tan­cia­les, sino en cómo el pro­pio pue­blo selec­cio­nó sus deman­das más urgen­tes y prio­ri­ta­rias, impu­so sus méto­dos y sus for­mas, cómo acu­dió a su expe­rien­cia, cómo prue­ba sus fuer­zas actua­les, cómo pro­yec­ta su poder futu­ro. Lo hace en su terri­to­rio, en las pobla­cio­nes, don­de se mani­fies­ta la unión mate­rial de jóve­nes y vie­jos, de tra­ba­ja­do­res de todos los ofi­cios y ocu­pa­cio­nes, de hom­bres y muje­res, de padres e hijos.