Trabajadores: A luchar por las demandas de Chile

Trabajadores: A luchar por las demandas de Chile

1.5.2013 | Estrella de la Segunda Independencia

Primero de Mayo

La Estrella de la Segunda Independencia

nº40, chi­le, mayo de 2013

A luchar por las deman­das de Chile

Preguntamos: ¿quién va solu­cio­nar los pro­ble­mas de los tra­ba­ja­do­res? Las deu­das, los suel­dos, el trans­por­te, la salud, la edu­ca­ción de sus hijos, las jubi­la­cio­nes de sus padres, la segu­ri­dad, ¿quién va a enfren­tar esta situa­ción que vivi­mos como per­so­nas y fami­lias, pero que son la reali­dad de todo un país?

Primero de MayoY si estos pro­ble­mas no son indi­vi­dua­les, sino socia­les, ¿quién seña­la­rá un futu­ro para nues­tro país? Si Chile, dos­cien­tos años des­pués del ini­cio de la lucha por su libe­ra­ción, es una nación depen­dien­te que extrae sus rique­zas natu­ra­les y nues­tra fuer­za de tra­ba­jo a cam­bio de un bene­fi­cio irri­so­ria­men­te peque­ño para país, y ver­gon­zo­sa­men­te ren­ta­ble para el capi­tal, ¿quién cam­bia­rá el rum­bo de nues­tra patria?

Es evi­den­te que no serán quie­nes lucran con nues­tros pro­ble­mas. Es obvio que los polí­ti­cos ni quie­ren ni pue­den aco­me­ter esta tarea. Y es de ilu­sos espe­rar, a estas altu­ras de la his­to­ria, que apa­rez­can sal­va­do­res con solu­cio­nes utópicas.

Lo sabe­mos: sólo noso­tros, los tra­ba­ja­do­res, pode­mos cam­biar nues­tro des­tino. Nadie lo hará por noso­tros. No pode­mos con­fiar ‑digan lo que digan, pro­me­tan lo que prometan- en los res­pon­sa­bles del saqueo, de la corrup­ción, del robo, de la mentira.

Debemos con­fiar sólo en nues­tras pro­pias fuer­zas. Lo úni­co que nece­si­ta­mos es tomar con­cien­cia de nues­tro poder. Y nues­tro poder radi­ca en que somos noso­tros los que levan­ta­mos al país, los que crea­mos todo.

No pode­mos seguir rega­lan­do los fru­tos de nues­tro esfuer­zo para que otros, que no hacen nada útil, se enri­quez­can a cos­ta del futu­ro de nues­tros hijos, a cos­ta de un míni­mo de tran­qui­li­dad y bien­es­tar para nues­tras familias.

Por eso deci­mos: es la hora de los tra­ba­ja­do­res. Es la hora en que nos toca tomar las rien­das y diri­gir este país. Disponemos de todo lo nece­sa­rio para hacer­lo. Tenemos cla­ro que nues­tra fuer­za radi­ca en la uni­dad, que nues­tra moral y nues­tras razo­nes son superiores.

Pero es pre­ci­so orga­ni­zar­se. Debemos unir­nos, debe­mos luchar, debe­mos ven­cer. Debemos levan­tar las deman­das de Chile y hacer­las realidad.

- Por un gobierno de los trabajadores

- Por la nacio­na­li­za­ción de nues­tras rique­zas natu­ra­les y de las indus­trias estratégicas

- Por edu­ca­ción y salud gra­tui­tas, uni­ver­sa­les e igua­li­ta­rias; por una vivien­da dig­na para toda fami­lia chilena

Por un ejér­ci­to del pueblo

- Por la Segunda Independencia de nues­tra América

La Estrella de la Segunda Independencia Nº40Baja este núme­ro de la “Estrella de la Segunda Independencia” en for­ma­to pdf. Imprime y difún­de­lo. La Estrella de la Segunda Independencia Nº40
Share
1.5.2013
Primero de Mayo La Estrella de la Segunda Independencia nº40, chi­le, mayo de 2013 A luchar por las deman­das de Chile Preguntamos: ¿quién va solu­cio­nar los pro­ble­mas de los tra­ba­ja­do­res? Las deu­das, los suel­dos, el trans­por­te, la salud, la edu­ca­ción de sus hijos, las jubi­la­cio­nes de sus padres, la segu­ri­dad, ¿quién va a enfren­tar esta situa­ción que vivi­mos como […]

El miedo al pueblo

El ase­si­na­to de un joven en el Panguipulli estre­me­ció a todo el país. Tras la eje­cu­ción los cara­bi­ne­ros esca­pa­ron como delin­cuen­tes. No es la for­ma en que actúa quien dice sólo defen­der­se. Es la for­ma en que actúan los ase­si­nos que tie­nen temor. Es el mie­do al pue­blo. Demuestra la prin­ci­pal con­se­cuen­cia del levan­ta­mien­to popu­lar ini­cia­do el 18 de octu­bre: el sur­gi­mien­to de un autén­ti­co poder el pueblo.

leer más

La vacuna: mentiras y verdades

El ver­da­de­ro dile­ma está plan­tea­do des­de la expan­sión del virus: ¿debe pri­mar la vida o las ganan­cias del capi­tal? La solu­ción al pro­ble­ma no se encon­tra­rá en una vacu­na. La solu­ción está en quién tie­ne el poder. Quién deci­de, y en fun­ción de qué intere­ses y obje­ti­vos. Esta pes­te moder­na, si algo bueno ha teni­do, es que ha nos ha acer­ca­do en toda su pro­fun­di­dad a esta interrogante.

leer más

Con el poder del pueblo ¡vamos por todo!

El régi­men le teme al poder del pue­blo. Por eso ofre­ce con­ce­sio­nes y pro­me­sas. Pero esta con­tra­po­si­ción de pode­res no se pue­de man­te­ner en el tiem­po. Con cada vic­to­ria, los tra­ba­ja­do­res se pre­pa­ran para una defi­ni­ción: ¡vamos por todo!

leer más

La derrota del régimen

El ple­bis­ci­to crea una situa­ción nue­va. El régi­men espe­ra­ba con­sen­so, pero obtu­vo lucha de cla­ses. Ahora, se enfren­ta el poder legí­ti­mo del pue­blo con­tra un orden que se afe­rra a la cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta, repu­dia­da por la lucha popu­lar y el 80% con­quis­ta­do en las urnas.

leer más