Carta a un columnista muy importante

Carta a un columnista muy importante

19.1.2014 | Noticias

Señor Joaquín García-Huidobro Correa,

Nos toma­mos la liber­tad de res­pon­der­le a su car­ta abier­ta ‑publi­ca­da en “El Mercurio” del domin­go 19 de enero, pági­na D‑12- diri­gi­da al com­pa­ñe­ro Sergio Vargas, voce­ro de los tra­ba­ja­do­res por­tua­rios de San Antonio. Lo hace­mos por­que, sin des­me­re­cer a los diri­gen­tes, los “muy impor­tan­tes” en el movi­mien­to de los por­tua­rios son los tra­ba­ja­do­res. El paro es deci­di­do por asam­blea y la lucha la lle­va­mos todos. No depen­de, como usted pare­ce creer, de una sola persona.

Usted pro­po­ne dejar de lado las recri­mi­na­cio­nes, aun­que por ahí se le esca­pan varias. Insinúa que tene­mos “prác­ti­cas mato­nes­cas” por luchar por nues­tros dere­chos. La reali­dad es que los úni­cos mato­nes son las empre­sas, ade­más de Carabineros y la Armada, que actúan como si fue­ran los guar­dias pri­va­dos de las enti­da­des portuarias.

Usted se extra­ña, don Joaquín, de que no con­fie­mos en la jus­ti­cia. Sí, habla­mos en serio cuan­do deci­mos que no pode­mos pagar los bufe­tes jurí­di­cos que “mue­ven” las cau­sas. Usted mis­mo es abo­ga­do, ¿habla en serio, cuan­do apa­ren­ta no saber cómo fun­cio­nan las cosas en tribunales?
¿Y habla en serio cuan­do sos­tie­ne que los tra­ba­ja­do­res ganan “la abru­ma­do­ra mayo­ría” de los jui­cios labo­ra­les? ¿No sabe usted que esos jui­cios res­pon­den a la prác­ti­ca habi­tual de los empre­sa­rios de des­pe­dir a los tra­ba­ja­do­res en mani­fies­ta vio­la­ción de la ley? ¿Y no sabe usted que ellos actúan así bajo el cálcu­lo de que sólo una mino­ría de los per­ju­di­ca­dos pre­sen­ta­rá una deman­da judi­cial? El “jui­cio per­di­do” es, en reali­dad, un peque­ño cos­to que los emplea­do­res pagan gus­to­sa­men­te por robar­le a miles y miles de tra­ba­ja­do­res sus indem­ni­za­cio­nes, coti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les y demás pres­ta­cio­nes pres­cri­tas por la ley.

En todos los otros jui­cios, esos en los que los magis­tra­dos deben dilu­ci­dar a quién favo­re­cen, al capi­tal o al tra­ba­jo, en los que real­men­te se jue­ga algo, noso­tros per­de­mos siem­pre. ¿No sabía que nues­tros com­pa­ñe­ros de Mejillones acu­die­ron a la Dirección del Trabajo para que se les reco­no­cie­ra a todos los tra­ba­ja­do­res el dere­cho a for­mar par­te de un mis­mo sin­di­ca­to? Pues la auto­ri­dad le dio la razón a los sub­ter­fu­gios de la empre­sa y se olvi­dó de las garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les, los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les y de la ley. ¿No se enteró?

Parece que como abo­ga­do anda medio per­di­do. Y como pro­fe­sor de filo­so­fía de la Universidad de Los Andes, ¿cómo anda? Usted pre­gun­ta que “des­de cuán­do que la dig­ni­dad exclu­ye some­ter­se a la jus­ti­cia”. ¿Pero no sabe que la dig­ni­dad sur­ge cuan­do uno se levan­ta fren­te a la injus­ti­cia? La dig­ni­dad no pue­de medir­se por la sumi­sión a las leyes, sino por actuar con­for­me a que es jus­to. Usted habla de una “socie­dad libre”. Pero ¿cuál es su liber­tad? Usted ofre­ce una sola opción: aca­tar y callar. ¿Eso es lo que ense­ña en su cátedra?

cartaNos acu­sa de per­ju­di­car al “90% de los pro­duc­to­res de arán­da­nos [que] tie­ne menos de 10 hec­tá­reas, es decir, se tra­ta de gen­te que nece­si­ta ven­der sus pro­duc­tos para sobre­vi­vir el res­to del año”. La pro­por­ción es en reali­dad de un 70%, según el Ministerio de Agricultura, don Joaquín, pero no impor­ta, por­que pare­ce que tam­po­co sabe mucho de pro­duc­ción agrí­co­la. Los arán­da­nos no son como el tri­go; su gra­cia es que se pue­den pro­du­cir inten­si­va­men­te en peque­ñas super­fi­cies. Para man­te­ner las 10 hec­tá­reas se requie­ren duran­te el año unos 40 tra­ba­ja­do­res, que aumen­tan a 100 en perío­do de cose­cha. Entonces, eso de “peque­ño pro­duc­tor” y de “sobre­vi­vir” es has­ta por ahí nomás.

Y otra cosa. Las empre­sas agrí­co­las media­nas y peque­ñas no expor­tan direc­ta­men­te, sino que ven­den su pro­duc­ción a inter­me­dia­rios, que son los que efec­túan el envío al exte­rior. ¿No lo sabía?

A dife­ren­cia de usted noso­tros sí sabe­mos eso. Sabemos que los que aho­ra llo­ran por el paro, no corren peli­gro de per­der “la pro­duc­ción de un año”. Son gran­des con­glo­me­ra­dos que mono­po­li­zan el comer­cio exte­rior y sufren un aumen­to de sus cos­tos. Per con lo que han per­di­do en un par de días de para­li­za­ción, esas empre­sas bien podrían haber cum­pli­do con la ley y haber satis­fe­cho, con cre­ces, nues­tras deman­das. Sin embar­go, no se tra­ta sim­ple­men­te de pla­ta. Aquí hay más en jue­go. La deses­pe­ra­ción no es por la fru­ta. ¿No escu­chó al pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Codelco, el señor Thomas Keller, decir que “el cobre no se pudre”? Pero de todas mane­ras repri­men e inten­tan rom­per a cual­quier cos­to el movi­mien­to del puer­to de Angamos.

Y sos­pe­cha­mos que, pese a que usted se hace el dis­traí­do, tam­bién lo sabe. ¿No es usted, don Joaquín, accio­nis­ta de la Compañía Sudamericana de Vapores, de Navarino, y de Saam, entre otras?

¡Ah! y ya que esta­mos en eso: usted nos pide iden­ti­fi­car “con prue­bas” si el paren­tes­co era “rele­van­te” para ganar un jui­cio en la Corte Suprema. En caso con­tra­rio, debe­mos retrac­tar­nos, dice usted. Bien. Pero antes, que­ría­mos pre­gun­tar: el señor Felipe García-Huidobro Correa, tam­bién accio­nis­ta en esas enti­da­des, ¿no será, por esas casua­li­da­des de la vida, fami­liar suyo? Y ¿no será ese caba­lle­ro, el mis­mo vice­al­mi­ran­te que actual­men­te se desem­pe­ña como coman­dan­te en jefe de la III Zona Naval? Eso sí que sería feo, por eso de los “con­flic­tos de inte­rés” ¿ver­dad?

Ve, don Joaquín, usted mis­mo puso el tema de las fami­lias que son un “fac­tor rele­van­te” en nues­tro país.

Ahora, no se tra­ta de recri­mi­nar­le nada, señor, sino de “pre­ci­sar nues­tras dis­cre­pan­cias”. Y la ver­dad es que le agra­de­ce­mos que nos haya escri­to esa car­ta. No lo dice usted con todas sus pala­bras, pero deja bas­tan­te cla­ro que el movi­mien­to de los por­tua­rios es par­te de la lucha de cla­ses. Y ahí está el pro­ble­ma, don Joaquín.

Porque esta lucha es sólo un comien­zo. Los pro­ble­mas que noso­tros denun­cia­mos sólo se pue­den resol­ver, en defi­ni­ti­va, con la nacio­na­li­za­ción de los puer­tos y de las empre­sas que con­tro­lan el comer­cio exte­rior. Y eso, a su vez, es sólo una par­te de los obje­ti­vos a los que apun­ta la lucha de cla­ses hoy. Al final, se tra­ta de deter­mi­nar quié­nes son, como usted dice, los real­men­te “impor­tan­tes” en nues­tra socie­dad. ¿Es la gen­te a la que usted sir­ve o somos noso­tros? Los que cose­cha­mos las fru­tas, esti­ba­mos los bar­cos, con­du­ci­mos los camio­nes, extrae­mos el cobre; los fores­ta­les, los pes­ca­do­res, los meta­lúr­gi­cos, los ven­de­do­res, los mozos, los barren­de­ros, los pro­fe­so­res, los obre­ros de la cons­truc­ción, los inde­pen­dien­tes, los sub­con­tra­ta­dos…, en fin, ya se habrá dado cuen­ta a lo vamos.

Usted nos pide que, por favor, como “ges­to patrió­ti­co”, levan­te­mos el paro. No les pide a los empre­sa­rios que cedan. Ya vimos por qué ¿no es cier­to? No se tra­ta de un pesos más, pesos menos. Se tra­ta de impe­dir que cun­da el ejem­plo: que se extien­dan los méto­dos de la asam­blea, de la acción, de la lucha, de la soli­da­ri­dad, de la uni­dad, el “nun­ca más solos”. En suma, de la dignidad.

Su car­ta, cree­mos, vie­ne a des­tiem­po. Este movi­mien­to de los por­tua­rios even­tual­men­te se resol­ve­rá ‑bien, mal o más o menos- des­preo­cú­pe­se de eso, don Joaquín. Pero lo que ya no va parar es la lucha de los tra­ba­ja­do­res por cam­biar­lo todo.

Eso nomás que­ría­mos avisarle.

Share
19.1.2014
Esta lucha es sólo un comienzo. Los problemas que nosotros denunciamos sólo se pueden resolver, en definitiva, con la nacionalización de los puertos y de las empresas que controlan el comercio exterior. Y eso, a su vez, es sólo una parte de los objetivos a los que apunta la lucha de clases hoy. Al final, se trata de determinar quiénes son, como usted dice, los realmente “importantes” en nuestra sociedad.

El miedo al pueblo

El ase­si­na­to de un joven en el Panguipulli estre­me­ció a todo el país. Tras la eje­cu­ción los cara­bi­ne­ros esca­pa­ron como delin­cuen­tes. No es la for­ma en que actúa quien dice sólo defen­der­se. Es la for­ma en que actúan los ase­si­nos que tie­nen temor. Es el mie­do al pue­blo. Demuestra la prin­ci­pal con­se­cuen­cia del levan­ta­mien­to popu­lar ini­cia­do el 18 de octu­bre: el sur­gi­mien­to de un autén­ti­co poder el pueblo.

leer más

La vacuna: mentiras y verdades

El ver­da­de­ro dile­ma está plan­tea­do des­de la expan­sión del virus: ¿debe pri­mar la vida o las ganan­cias del capi­tal? La solu­ción al pro­ble­ma no se encon­tra­rá en una vacu­na. La solu­ción está en quién tie­ne el poder. Quién deci­de, y en fun­ción de qué intere­ses y obje­ti­vos. Esta pes­te moder­na, si algo bueno ha teni­do, es que ha nos ha acer­ca­do en toda su pro­fun­di­dad a esta interrogante.

leer más

Con el poder del pueblo ¡vamos por todo!

El régi­men le teme al poder del pue­blo. Por eso ofre­ce con­ce­sio­nes y pro­me­sas. Pero esta con­tra­po­si­ción de pode­res no se pue­de man­te­ner en el tiem­po. Con cada vic­to­ria, los tra­ba­ja­do­res se pre­pa­ran para una defi­ni­ción: ¡vamos por todo!

leer más

La derrota del régimen

El ple­bis­ci­to crea una situa­ción nue­va. El régi­men espe­ra­ba con­sen­so, pero obtu­vo lucha de cla­ses. Ahora, se enfren­ta el poder legí­ti­mo del pue­blo con­tra un orden que se afe­rra a la cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta, repu­dia­da por la lucha popu­lar y el 80% con­quis­ta­do en las urnas.

leer más