Frente al imperialismo: confianza en el pueblo

Frente al imperialismo: confianza en el pueblo

4.3.2014 | Estrella de la Segunda Independencia

La cri­sis en Venezuela tie­ne en vilo a América Latina. Mientras la opo­si­ción inter­na bus­ca, con un éxi­to sólo par­cial, man­te­ner las mani­fes­ta­cio­nes y las pro­tes­tas, en el res­to del con­ti­nen­te todas las fuer­zas polí­ti­cas son inter­pe­la­das a tomar posi­ción a favor o en con­tra del gobierno bolivariano.

Las cau­sas de esta dis­yun­ti­va no nacen en Caracas o Maracaibo, sino en Washington y Langley. Estamos en pre­sen­cia de una extra­or­di­na­ria movi­li­za­ción, no de los ciu­da­da­nos vene­zo­la­nos, sino del impe­ria­lis­mo, que lan­za a todos sus saté­li­tes, par­ti­dos polí­ti­cos, medios de comu­ni­ca­ción y escri­bas a suel­do a incre­men­tar la pre­sión. Reinas de belle­za, can­tan­tes de sellos de Miami, los con­sa­bi­dos inte­lec­tua­les, todos se suman al obje­ti­vo de res­tar apo­yo y ais­lar a Venezuela.

Lo arti­fi­cial de este esfuer­zo sal­ta a la vis­ta. La opo­si­ción en Venezuela vie­ne de sufrir sona­das derro­tas elec­to­ra­les, sus inten­tos pre­vios de des­atar una cri­sis polí­ti­ca han fra­ca­sa­do, no ha sido capaz de con­vo­car en las calles a la mis­ma fuer­za que logró reu­nir en años ante­rio­res. ¿Por qué aho­ra, enton­ces, la ofen­si­va del imperialismo?

la expe­rien­cia de chile

Se ha dicho que la situa­ción en Venezuela se ase­me­ja mucho a la de Chile en 1973. Descontando las dife­ren­cias evi­den­tes, el papel de las Fuerzas Armadas, una corre­la­ción de fuer­zas en el con­ti­nen­te más favo­ra­ble, y una direc­ción más cohe­sio­na­da, hay más razón en esa ana­lo­gía de lo que pudie­ra pen­sar­se a pri­me­ra vis­ta. Refleja el pro­ble­ma fun­da­men­tal de todo pro­ce­so de cam­bios polí­ti­cos y socia­les, de todo pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio: quién deten­ta el poder real y con­cre­to en la lucha de clases.

En el Chile de la Unidad Popular, el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se se apo­yó en los par­ti­dos polí­ti­cos que le eran adic­tos, en la bur­gue­sía, y en impor­tan­tes sec­to­res de las cla­ses medias para crear una situa­ción de per­ma­nen­te des­aso­sie­go eco­nó­mi­co, social y político.

Financió y orga­ni­zó direc­ta­men­te, en octu­bre de 1972, un pro­lon­ga­do paro de los due­ños de camio­nes. Orquestó el caos eco­nó­mi­co, incen­ti­vó el des­abas­te­ci­mien­to como un medio de des­es­ta­bi­li­za­ción per­ma­nen­te que afec­ta­ría al grue­so de la pobla­ción y su moral.

Y, espe­cial­men­te, des­ple­gó una pro­pa­gan­da des­ti­na­da a aumen­tar la con­fu­sión y a debi­li­tar al adver­sa­rio. Así, en nin­gún perío­do, la Democracia Cristiana fue más enfá­ti­ca en su pré­di­ca del “socia­lis­mo comu­ni­ta­rio”, fue más acti­va en el movi­mien­to sin­di­cal, que cuan­do bus­có fre­nar las con­quis­tas par­cia­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Los mine­ros huel­guis­tas de El Teniente fue­ron aco­gi­dos en la casa cen­tral de la Universidad Católica por estu­dian­tes del gre­mia­lis­mo ultra­de­re­chis­ta que pro­cla­ma­ban su “soli­da­ri­dad” con las “jus­tas deman­das obre­ras” y fus­ti­ga­ban la “repre­sión” apli­ca­da por un Cuerpo de Carabineros “al ser­vi­cio del gobierno”.

el poder real

Los pri­me­ros inten­tos de movi­li­za­ción de la bur­gue­sía, en cam­bio, como la famo­sa “mar­cha de las muje­res”, en que las damas del barrio alto batían sus cace­ro­las decla­ran­do sufrir “ham­bre”, o las cam­pa­ñas de terro­ris­mo, rea­li­za­das por gru­pos como Patria y Libertad, no habían ren­di­do los fru­tos espe­ra­dos. Sólo habían pro­fun­di­za­do la lucha de cla­ses, habían expues­to las fuer­zas en contienda.

El impe­ria­lis­mo modi­fi­có su tác­ti­ca. En una épo­ca de movi­li­za­ción de la pobla­ción, deci­dió apun­tar direc­ta­men­te sobre las masas. Identificó y agi­tó la con­tra­dic­ción prin­ci­pal que enfren­ta­ba el gobierno de la Unidad Popular y los par­ti­dos que la com­po­nían: avan­zar o retro­ce­der en la lucha de clases.

La gra­ve cri­sis del paro de octu­bre fue dete­ni­da, no por la incor­po­ra­ción de los man­dos mili­ta­res al gobierno como se ha dicho. Fue, al con­tra­rio, la movi­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res, que se toma­ron las empre­sas, resis­tie­ron al paro patro­nal y comen­za­ron ejer­cer una pode­ro­sa pre­sión sobre el gobierno. El gabi­ne­te mili­tar, al revés, aumen­tó la debi­li­dad del Ejecutivo y de la UP. Significó, en los hechos, el paso pre­pa­ra­to­rio para la san­grien­ta cam­pa­ña de repre­sión eje­cu­ta­da por las Fuerzas Armadas pre­via al gol­pe del 11 de sep­tiem­bre. Con el pre­tex­to de la Ley de Control de Armas y de insu­bor­di­na­ción en sus pro­pias filas, los cuer­pos arma­dos, alla­na­ron y sabo­tea­ron fábri­cas, tor­tu­ra­ron y ase­si­na­ron a lucha­do­res más des­ta­ca­dos, todo en ple­na demo­cra­cia y bajo un gobierno popular.

En el momen­to en que había que apo­yar­se en el pue­blo, los líde­res de la UP vio­la­ron la pro­pia pre­mi­sa estra­té­gi­ca que ellos habían enar­bo­la­do y segui­rían defen­dien­do, en con­tra de toda evi­den­cia: la pres­cin­den­cia polí­ti­ca de las FF.AA.

avan­zar o retroceder

Muchos sos­tie­nen hoy que el gol­pe era inevi­ta­ble: se enfren­ta­ba a un enemi­go todo­po­de­ro­so, Estados Unidos, y a la opo­si­ción de una par­te apre­cia­ble de pobla­ción. Pero quie­nes afir­man eso –los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de la derro­ta de enton­ces– des­co­no­cen la diná­mi­ca de la lucha de cla­ses. Estados Unidos había, en los hechos, fra­ca­sa­do mise­ra­ble­men­te en sus ante­rio­res ten­ta­ti­vas de gol­pe, en sus inten­tos de derro­tar polí­ti­ca­men­te a la UP en las elec­cio­nes de 1973, y en pro­vo­car su derro­ca­mien­to median­te la pre­sión eco­nó­mi­ca y social. ¿Por qué, enton­ces, se impu­so finalmente?

La razón está en que, en una lucha de cla­ses agu­da, el que no avan­za, retro­ce­de. Lo que se deja de hacer, no que­da sim­ple­men­te en sus­pen­so, sino que va en bene­fi­cio del con­tra­rio. Si se denun­cia a la sedi­ción, no se pue­de per­mi­tir que los sedi­cio­sos usen los tri­bu­na­les y el Congreso para cons­pi­rar; si se advier­te sobre el peli­gro de una gue­rra civil, no se pue­de pre­miar y armar a sus ins­ti­ga­do­res; si se pro­cla­ma el poder de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, éste tie­ne que ser real y con­cre­to, y no un mero dis­cur­so electoral.

40 años des­pués, la expe­rien­cia chi­le­na es de suma impor­tan­cia para el momen­to actual en nues­tra América. Al igual que enton­ces, el impe­ria­lis­mo movi­li­za sus recur­sos con la expec­ta­ti­va de fre­nar un ascen­so de las luchas popu­la­res. No pue­de, por ejem­plo, en Venezuela, actuar a su anto­jo. Pero cal­cu­la que pue­de ais­lar a su diri­gen­cia, que pue­de escu­dar­se en las garan­tías demo­crá­ti­cas para actuar en con­tra de la mayo­ría, que pue­de ate­mo­ri­zar y limi­tar el apo­yo inter­na­cio­nal y, sobre todo, que pue­de des­mo­ra­li­zar al pue­blo, afli­gi­do por las preo­cu­pa­cio­nes coti­dia­nas, la ausen­cia de avan­ces socia­les y la inacción.

la tarea de hoy

Sin embar­go, las con­di­cio­nes son dis­tin­tas. El mun­do vive bajo las con­di­cio­nes de la cri­sis gene­ral del capi­ta­lis­mo; se abren las pers­pec­ti­vas revo­lu­cio­na­rias. Hoy, la úni­ca for­ma de derro­tar a un pue­blo, es minan­do su fuer­za inter­na, su uni­dad. El úni­co modo que tie­ne el impe­ria­lis­mo para lograr sus desig­nios es impe­dir que la cla­se tra­ba­ja­do­ra asu­ma un papel con­duc­tor de la socie­dad. Las lec­cio­nes de Chile hoy son uni­ver­sa­les: el pue­blo debe tener el pro­ta­go­nis­mo, no se pue­de ceder la ini­cia­ti­va a la cla­se domi­nan­te, la revo­lu­ción debe avan­zar y pro­fun­di­zar­se en todos los pla­nos, se debe obrar siem­pre con con­fian­za incon­di­cio­nal en el pue­blo y sus fuerzas.

soli­da­ri­dad

Por eso, en efec­to, hay que tomar par­ti­do. Y hay que hacer­lo aho­ra y con­cre­ta­men­te. Algunos quie­ren eva­dir esa res­pon­sa­bi­li­dad con con­di­cio­na­mien­tos y reser­vas. Dicen que hay que apo­yar “lo bueno”, pero no “lo malo”. Pero esa soli­da­ri­dad selec­ti­va pro­pi­cia la des­mo­vi­li­za­ción que, jus­ta­men­te, bus­ca el imperialismo.

Es cier­to, se pue­de ser crí­ti­co de algu­nas deci­sio­nes y medi­das del gobierno boli­va­riano, pero tomar par­ti­do sig­ni­fi­ca hacer­se par­te de una lucha, no que­dar­se a la vera del camino, como espec­ta­do­res. La lucha hoy deman­da, no decla­ra­cio­nes, sino avan­zar, pasar a la ofen­si­va en toda nues­tra América. Exige con­fian­za irres­tric­ta en el pue­blo y cons­truir del poder de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Es el úni­co camino.

La Estrella de la Segunda Independencia Nº47Baja este núme­ro de la “Estrella de la Segunda Independencia” en for­ma­to pdf. Imprime y difún­de­lo. La Estrella de la Segunda Independencia Nº47
Share
4.3.2014
El imperialismo moviliza sus recursos con la expectativa de frenar un ascenso de las luchas populares. No puede, por ejemplo, en Venezuela, actuar a su antojo. Pero calcula que puede aislar a su dirigencia, que puede escudarse en las garantías democráticas para actuar en contra de la mayoría, que puede atemorizar y limitar el apoyo internacional y, sobre todo, que puede desmoralizar al pueblo, afligido por las preocupaciones cotidianas, la ausencia de avances sociales y la inacción. Sin embargo, las condiciones son distintas.

El miedo al pueblo

El ase­si­na­to de un joven en el Panguipulli estre­me­ció a todo el país. Tras la eje­cu­ción los cara­bi­ne­ros esca­pa­ron como delin­cuen­tes. No es la for­ma en que actúa quien dice sólo defen­der­se. Es la for­ma en que actúan los ase­si­nos que tie­nen temor. Es el mie­do al pue­blo. Demuestra la prin­ci­pal con­se­cuen­cia del levan­ta­mien­to popu­lar ini­cia­do el 18 de octu­bre: el sur­gi­mien­to de un autén­ti­co poder el pueblo.

leer más

La vacuna: mentiras y verdades

El ver­da­de­ro dile­ma está plan­tea­do des­de la expan­sión del virus: ¿debe pri­mar la vida o las ganan­cias del capi­tal? La solu­ción al pro­ble­ma no se encon­tra­rá en una vacu­na. La solu­ción está en quién tie­ne el poder. Quién deci­de, y en fun­ción de qué intere­ses y obje­ti­vos. Esta pes­te moder­na, si algo bueno ha teni­do, es que ha nos ha acer­ca­do en toda su pro­fun­di­dad a esta interrogante.

leer más

Con el poder del pueblo ¡vamos por todo!

El régi­men le teme al poder del pue­blo. Por eso ofre­ce con­ce­sio­nes y pro­me­sas. Pero esta con­tra­po­si­ción de pode­res no se pue­de man­te­ner en el tiem­po. Con cada vic­to­ria, los tra­ba­ja­do­res se pre­pa­ran para una defi­ni­ción: ¡vamos por todo!

leer más

La derrota del régimen

El ple­bis­ci­to crea una situa­ción nue­va. El régi­men espe­ra­ba con­sen­so, pero obtu­vo lucha de cla­ses. Ahora, se enfren­ta el poder legí­ti­mo del pue­blo con­tra un orden que se afe­rra a la cons­ti­tu­ción pino­che­tis­ta, repu­dia­da por la lucha popu­lar y el 80% con­quis­ta­do en las urnas.

leer más