Mujeres: a conducir la revolución

Mujeres: a conducir la revolución

8.3.2020 | Noticias

El movi­mien­to que sacu­de los cimien­tos de Chile, que no se detie­ne ante la vio­len­cia, las men­ti­ras y el odio, es revo­lu­cio­na­rio: sus obje­ti­vos y deman­das exi­gen cam­biar­lo todo, requie­ren ter­mi­nar con un régi­men corrup­to y aca­bar con una cla­se de explo­ta­do­res. Pero es revo­lu­cio­na­rio tam­bién por­que ha levan­ta­do una meta más pro­fun­da, la libe­ra­ción de la mujer.

Las muje­res han esta­do a la cabe­za de este movi­mien­to. Han debi­do enfren­tar, por ello, los más abyec­tos abu­sos. Han debi­do resis­tir gol­pes, dis­pa­ros, tor­tu­ras, agre­sio­nes sexua­les. Centenares han sido encar­ce­la­das: ellas deben luchar con­tra la indi­fe­ren­cia y el silen­cio. Pues, al mis­mo tiem­po, en el Congreso, se abra­zan par­la­men­ta­rias par­la­men­ta­rios de todas las ten­den­cias, sin per­der pala­bra algu­na sobre la suer­te de las muje­res que se han levan­ta­do a luchar por sus derechos.

El régi­men corrup­to deja al des­cu­bier­to una impor­tan­te con­tra­dic­ción. Bajo la pre­sión de las calles, otor­ga con­ce­sio­nes ‑pari­da­des y discursos- pero cuan­do la mujer asu­me el pro­ta­go­nis­mo que tan­tas veces le ha sido nega­do, es decir, cuan­do asu­me la tarea de su ver­da­de­ra libe­ra­ción, res­pon­de con palos, balas y desprecio.

La mujer es la revo­lu­ción. También en la lucha social se ha pre­ten­di­do rele­gar su papel a un papel secun­da­rio y subor­di­na­do. Pero esa lucha no es com­ple­ta, si no reco­no­ce la con­duc­ción de las muje­res, que asu­men esa tarea no por pre­ben­das o cuo­tas, sino por su libe­ra­ción. Esa fuer­za, una vez des­per­ta­da es inigua­la­ble. Van por todo. Van por todos.

Cada mujer sabe muy bien por qué lucha, por sus hijos, por sus madres, por ellas mis­mas, por pri­me­ra vez, libres. Por eso son un enemi­go tan pode­ro­so para el sistema.

El levan­ta­mien­to popu­lar ha deja­do de mani­fies­to, como pocas veces antes, el rol cen­tral de la acción de las muje­res tra­ba­ja­do­ras. Por esa razón, el triun­fo de la revo­lu­ción Chile abri­rá un nue­vo capí­tu­lo en la his­to­ria de las revoluciones.

Significa no sólo el des­per­tar de la mitad de la pobla­ción, has­ta aho­ra opri­mi­da, silen­cia­da y con­di­cio­na­da; su entra­da pro­ta­gó­ni­ca en la esce­na his­tó­ri­ca es revo­lu­cio­na­ria, pues pro­yec­ta una huma­ni­dad que no esté divi­di­da, frag­men­ta­da, incompleta.

Ahora las tareas son: libe­rar a las com­pa­ñe­ras encar­ce­la­das; a for­ta­le­cer el poder del pue­blo en con­tra de sus enemi­gos ‑los gran­des empre­sa­rios saquea­do­res y ladro­nes, el régi­men polí­ti­co corrup­to y sus polí­ti­cos, los jue­ces que ava­lan la injus­ti­cia, la alta ofi­cia­li­dad de cara­bi­ne­ros y las FFAA y los cri­mi­na­les con­tra el pueblo- echar aba­jo a Piñera, y que se vayan todos. Por un gobierno de los tra­ba­ja­do­res que cum­pla las deman­das del pue­blo y el entre­gue el poder a sus autén­ti­cos repre­sen­tan­tes, lea­les a los intere­ses del pueblo.

¡Fuera Piñera!

¡Que se vayan todos!

¡Gobierno de los trabajadores!

Share
8.3.2020
Cada mujer sabe muy bien por qué lucha, por sus hijos, por sus madres, por ellas mismas, por primera vez, libres.

Los pueblos alzan la mirada

El paro nacio­nal en Colombia es par­te de una ola de movi­li­za­cio­nes en nues­tro con­ti­nen­te. Los pue­blos deben alzar la mira­da para ver en toda su exten­sión el gran pano­ra­ma de luchas que se abre en el con­ti­nen­te. De lo que apren­dan mutua­men­te depen­de su capa­ci­dad de vencer. 

leer más

Vamos por todo el poder

Este Primero de Mayo se cele­bra bajo las más insó­li­tas de las cir­cuns­tan­cias: una cri­sis glo­bal que, en Chile, se defi­ne por la con­tra­po­si­ción del poder de los tra­ba­ja­do­res y el ase­dia­do poder del capi­tal. Necesitamos con­quis­tar el poder, todo el poder, para enfren­tar las con­se­cuen­cias de la cri­sis y cons­truir nues­tro futuro.

leer más

El miedo al pueblo

El ase­si­na­to de un joven en el Panguipulli estre­me­ció a todo el país. Tras la eje­cu­ción los cara­bi­ne­ros esca­pa­ron como delin­cuen­tes. No es la for­ma en que actúa quien dice sólo defen­der­se. Es la for­ma en que actúan los ase­si­nos que tie­nen temor. Es el mie­do al pue­blo. Demuestra la prin­ci­pal con­se­cuen­cia del levan­ta­mien­to popu­lar ini­cia­do el 18 de octu­bre: el sur­gi­mien­to de un autén­ti­co poder el pueblo.

leer más