Por nuestros hijos

Por nuestros hijos

Convocamos a un gran encuentro de todas las fuerzas revolucionarias que levantan la bandera de un cambio fundamental en favor de la clase trabajadora, que rechazan el régimen corrupto y que comprendan la necesidad de lanzarse a la lucha. La unidad de nuestro pueblo requiere de una dirección que señale abierta y honestamente sus objetivos, que se confronte a un adversario obstinado y torvo, y que se ponga en la primera línea de combate.

El método es el de la acción incesante en todo momento, en todo lugar: golpear a los saqueadores de nuestras riquezas, golpear a los corruptos y asesinos; levantar a las organizaciones de nuestro pueblo y las movilizaciones por nuestras demandas más urgentes; elevar la unidad como criterio rector de la lucha; organizar el poder de la clase trabajadora; y agrupar la fuerza irresistible de los hombres y mujeres, de los jóvenes, de nuestro pueblo.

Share
Reformismo o revolución

Reformismo o revolución

La labor de los revolucionarios es sistemática y realista. Propone construir un nuevo orden hoy, cuando es necesario, no en un futuro indefinido. Llamamos a combatir el reformismo, en todas sus variantes. Convocamos a abstenerse en las próximas elecciones y a profundizar la lucha por las demandas populares; por la educación, la salud, el trabajo, la vivienda, por la dignidad.

Share
Por qué luchamos

Por qué luchamos

La salida a esta crisis debe venir de quienes hoy están excluidos del poder, pese a que son la inmensa mayoría de la población; debe nacer de quienes hoy no saben cuál será el futuro de sus hijos, pese que son los que producen las enormes riquezas del país; debe provenir de quienes hoy no son escuchados y respetados, pese a que son los que siguen diariamente una conducta de honradez, trabajo y solidaridad. Este hecho determina que el cambio necesario debe ser de carácter revolucionario. Eso significa que las transformaciones deben ser en beneficio de todos, y no de una minoría; que el protagonista del cambio debe ser todo el pueblo, y no unos pocos, que debe realizarse con sentido de responsabilidad, y no por ambiciones particulares.

Share