Hombres y mujeres de Chile: ¡a la revolución!

El miér­co­les 15 de octu­bre fue un día de pri­ma­ve­ra, una jor­na­da labo­ral más para millo­nes de tra­ba­ja­do­res. Pero muchos no podían dejar de advertir

El miedo al pueblo

El ase­si­na­to de un joven en el Panguipulli estre­me­ció a todo el país. Tras la eje­cu­ción los cara­bi­ne­ros esca­pa­ron como delin­cuen­tes. No es la for­ma en que actúa quien dice sólo defen­der­se. Es la for­ma en que actúan los ase­si­nos que tie­nen temor. Es el mie­do al pue­blo. Demuestra la prin­ci­pal con­se­cuen­cia del levan­ta­mien­to popu­lar ini­cia­do el 18 de octu­bre: el sur­gi­mien­to de un autén­ti­co poder el pueblo.

La vacuna: mentiras y verdades

El ver­da­de­ro dile­ma está plan­tea­do des­de la expan­sión del virus: ¿debe pri­mar la vida o las ganan­cias del capi­tal? La solu­ción al pro­ble­ma no se encon­tra­rá en una vacu­na. La solu­ción está en quién tie­ne el poder. Quién deci­de, y en fun­ción de qué intere­ses y obje­ti­vos. Esta pes­te moder­na, si algo bueno ha teni­do, es que ha nos ha acer­ca­do en toda su pro­fun­di­dad a esta interrogante.

Con el poder del pueblo ¡vamos por todo!

El régi­men le teme al poder del pue­blo. Por eso ofre­ce con­ce­sio­nes y pro­me­sas. Pero esta con­tra­po­si­ción de pode­res no se pue­de man­te­ner en el tiem­po. Con cada vic­to­ria, los tra­ba­ja­do­res se pre­pa­ran para una defi­ni­ción: ¡vamos por todo!

La noche de las ratas

Esta pla­ga no podrá exten­der­se. El pue­blo se ha dota­do, en años de lucha, de fuer­zas insu­pe­ra­bles. Las ha mani­fes­ta­do en el levan­ta­mien­to de octu­bre. Una de esas fuer­zas es su asom­bro­sa deci­sión de adop­tar como su ban­de­ra la rei­vin­di­ca­ción de nues­tros ances­tros, nues­tra comu­nión con lo mapuche.

Dichato: Tsunami de la desvergüenza

No estu­vie­ron en esta oca­sión para defen­der a los niños de Dichato, ya no de las olas del mar, sino de un nue­vo tsu­na­mi, el de la des­ver­güen­za. Fueron sus padres, sus her­ma­nos, fue el pue­blo el que se alzó para pro­te­ger­los y man­te­ner viva la lla­ma de la dig­ni­dad en medio de la noche. Si alguien se pre­gun­ta­ra qué es la lucha de cla­ses, pues aquí la tie­ne, fren­te a sus ojos, concretamente.

La cara de la barbarie

La pren­sa habla del shock que sufrió ‑súbi­ta­men­te y sin moti­vos aparentes- un país carac­te­ri­za­do como sím­bo­lo de la tran­qui­li­dad y del bien­es­tar. Pero hay una dis­tor­sión en este rela­to, una incon­sis­ten­cia que encu­bre la gra­ve­dad de los hechos. Inicialmente se habló de aten­ta­dos de terro­ris­tas islá­mi­cos. Después, pre­sen­tan el casi cen­te­nar de muer­tes como la obra de un demen­te soli­ta­rio. El tras­fon­do es dis­tin­to.
Hoy, sobre los cuer­pos de las ino­cen­tes víc­ti­mas de Utøya, se yer­gue nue­va­men­te la san­grien­ta faz del fas­cis­mo que pro­yec­ta su som­bra sobre un con­ti­nen­te mar­ca­do por la cri­sis del capital.

Unidad y Dignidad Dichato

DECLARACIÓN PÚBLICA Hoy, julio de 2011 el Movimiento Territorial de Pobladores, fren­te a las deman­das de los pobla­do­res y pobla­do­ras de la loca­li­dad de Dichato, uno de

¡Ninguna decisión sin nosotros!

TODOS A LA MARCHA CONTRA LA PRIVATIZACIÓN DE LA RUTA 160
Declaración públi­ca:
Ninguna nego­cia­ción que aten­te con­tra la dig­ni­dad de los pobla­do­res
Ninguna deci­sión sin noso­tros
No más mentiras

¡Nunca más solos!